Pilotos / Equipos / Pruebas
06/12/2018 | 16:00h
 

Entrevista Alfredo Medina - Joaquín Ortega

José Manuel Nuez - Iván Hernández Iván Hernández

Su historia, creación y funcionamiento

Cuando el presente sigue su curso hacia el futuro nosotros nos empeñamos en tirar de la cuerda y recuperar fragmentos del pasado. En esta ocasión pongo mi punto de mira en uno de los equipos más punteros de la década de los 80 y 90 en el Automovilismo Canario, primero Japon Motor y un poquito más tarde se denominaron Ralliart Islas Canarias. En esta última designación es donde pondremos nuestro objetivo para conocer todo sobre ese equipo. Para tal fin contacto con Alfredo Medina, responsable de marketing y comunicación de Japon Motor y conocer de todas las entrañas del equipo, además de ello un comunicador del medio, escribiendo crónicas en revistas, periódicos y contertulio en radio en aquella época. Decir que para nuestro medio, también relató una magnifica crónica de la historia de Japon Motor. Además, ocupó el asiento de la derecha como copiloto de gente como José Luis Rivero y Fernando Capdevila.

Y por otro lado Joaquín Ortega, que fue el jefe de equipo de Ralliart Islas Canarias. Con Ortega guardo un recuerdo de cuando yo era chavalín. Estaba enrolado en el año 93 en la Escudería Telde y mi cometido en la XVIII edición de la cita de los Faycanes era la del marcaje de los neumáticos. Y allí estaba él, a mi vera observando las labores que yo estaba desempeñando.

25 años más tarde de aquello me siento en una mesa con Joaquín para hablar de todo lo acontecido en esos años y por supuesto con Alfredo. Ambos cronológicamente nos contarán como se gesta y desarrolla toda la historia de Rallirt Islas Canarias.

Una discusión como denominador común de su amistad

Lo curioso de todo es que, Alfredo y Joaquín se conocieron discutiendo en la época donde Medina era cronometrador. Un día en la salida del tramo de Las Mercedes, del Rallye Ciudad de Santa Cruz de 1984 (Tenerife), este hace un informe donde anuncia el adelanto en la salida del tramo de Carlos Hafner, por ese entonces el COA, estaba introduciendo un sistema innovador que era el de dar las salidas de los tramos cronometrados con una bandera, no con la mano como se venía haciendo hasta ese momento. Entonces el encargado de dar la salida, tenía una bandera que posicionaba justamente delante del piloto, hasta tal punto incluso de taparle la visión. El cronometrador una vez veía el cero del reloj le quitaba la bandera y salía el piloto. Eso estuvo presenta en varios rallyes y se eliminó ya que el resultado no era muy óptimo.

Cuenta Alfredo que, Carlos Hafner se le adelanta dos veces en sendos tramos cronometrados, y la correspondiente sanción era 10 segundos por cada uno de ellos, consecuencia que hacía que Hafner bajara un puesto en la clasificación general final. Y es aquí donde entra en escena Joaquín, se acerca hablar con Alfredo para recriminarle tal cometido, hasta tal punto que les da la amanecida debatiendo entre ellos.

Aunque ya ha pasado mucho tiempo y lo cuentan entre risas, lo cierto es que hasta el día de hoy Alfredo sigue manteniendo que él tenía la razón y por eso los penalizó, al contrario que Joaquín, que manifiesta que fue porque él tenía el poder en aquel momento y por eso lo hizo. También comentar en modo de confraternidad que Carlos Hafner aun no se lo ha perdonado y 34 años después de aquella discusión a la llegada de aquel rallyes del 84, aun no ha acabado.

Alfredo Medina fue el responsable de marketing y comunicación de Japon Motor - Ralliart Islas Canarias

¿Cómo se adentran en el mundo de las carreras?

Joaquín Ortega: De pequeño con ocho años, mis padres vivían cerca del circuito de la cárcel, era bajar las escaleras de mi casa y ya el circuito estaba allí, y a mí, que me gustaba la mecánica y todo ese tipo de cosas estaba encantado. Luego ya de ahí pasé a asistir al circuito de Ofra, y más tarde iba a ver las subidas. Recuerdo la primera que fui con mi padre en guagua, fue la del Socorro. Más tarde empecé a conocer gente de las carreras, Antonio "el Canario" a través de él a Hernández Hermanos, Carlos Hafner, y bueno poco a poco te vas metiendo en ese mundo.

Alfredo Medina: Yo de entrada no tenía ningún vínculo con las carreras. Lo primero que recuerdo fue acercarme a la salida del Rallye Isla de Tenerife en 1980 con quince años, el famoso rallye que vinieron los dos Lancia Stratos. Fui con mi hermano mayor, y me acerqué a ver que era aquello de un rallye. Ya al año siguiente tuve la ocasión de verlo; de la que dicen que pudo haber sido uno de los mejores rallyes de Tenerife y Canarias; con la asistencia de Pentti Airikkala, Andrea Zanussi, Jorge de Bragation, Antonio Zanini, Beny Fernández y un montón de gente buenísima, todo aquello me entusiasmó.

Y durante un tiempo acudía a los rallyes en guagua, me desplazaba a San Andrés y de ahí hasta el tramo del Bailadero, hacía autostop y ya alguien me acercaba. Recuerdo que llevaba mi blog para apuntar los tiempos, la radio y la lista de inscritos y como era tipo bucle, pasaban varias veces y amortizaba el viaje.

Ya lo siguiente que hice fue un curso de cronometrador que leí que lo hacía la federación. Y a partir del año 82 comencé a asistir a todas la pruebas como cronometrador. Ya empiezas a conocer gente y poco a poco te vas introduciendo en este mundo

Joaquín Ortega, jefe de equipo de Ralliart Islas Canarias

¿Y cómo llegan ustedes hasta él equipo?

Joaquin Ortega: Antes de Japon Motor y Ralliart era Ahlers y Ranh, entonces ellos contrataron a Carlos Hafner y Javier Álvarez como piloto y copiloto, y yo digamos que iba en el equipo desde la época de Hernández Hermanos, siempre me he encargado de organizarles las asistencias y así fueron mis inicios en el equipo

Alfredo Medina: Hay que añadir a lo que dice Joaquín, que todo esto siempre se ha hecho basado en la amistad, Carlos Hafner, Javier Álvarez, Joaquín y yo éramos y somos grandes amigos.

Carlos y Javier entran en Ahlers y Ranh para correr con el Seat Ronda, y ahí estaba Joaquín por la amistad que había siempre con ellos, ya luego cuando llegó la "triste" profesionalización todo cambió, - añade Joaquín entre risas - Nosotros éramos los amateur más profesionales que habían.

Alfredo Medina: En mi caso tras los vínculos en el mundo de la información periodística donde realizaba crónicas de las pruebas en el periódico Diario de Aviso, Cadena Ser Tenerife, en la Canarias Motor con Juan José Alonso, más tarde en la faceta de copiloto donde estuve al lado de José Luis Rivero, Fernando Capdevila. Y al poco tiempo entro profesionalmente en el departamento de marketing y comunicación del grupo Ahlers y Ranh, ese era mi trabajo y una de las labores que tenía en la empresa era la competición. Primero que a mí me gustaba y después que el grupo tenía intereses muy sólidos en eso.

Mi cometido era toda la parte de comunicación y relaciones públicas y Joaquín era el jefe de equipo, se encargaba de organizar asistencias, traslados, etc.

Aunque hubo una época donde parecíamos un matrimonio, muchas cosas las hacíamos conjuntamente, - añade Joaquín - Intentaba aliviarle de trabajo, ya que Alfredo llevaba la parte de marketing, ya no solo del equipo de competición sino de la marca Mitsubishi, se encargaba también de lanzamientos de modelos nuevos, ventas, etc.

Entre los integrantes del equipo vemos con gorra y gafas justamente detrás de José Luis Rivero, a Santiago González, uno de los mecánicos del equipo que se desplazaba junto a Alfredo Medina hasta Trebur, en Frankfur, en agosto del 90, a la sede de Ralliart Alemania para ver cómo iba la fabricación del Galant. Y a la derecha sentado en un bloque de obra a Joaquín Ortega

¿Quién o quienes deciden montar un equipo de competición en Japón Motor?

Alfredo Medina: La marca Mitsubishi estaba en manos de la familia Domínguez en Gran Canaria y de Hernández Hermanos en Tenerife. Por diversos motivos el fabricante decidió cambiar de importador en Canarias, Entonces el grupo Ahlers y Rahn que tenía varias marcas, tenían Seat, Mercedes-Benz en Tenerife, Bosch, etc. Consiguen hacerse con el contrato. Ven la oportunidad de trabajar con una marca que tenía un gran potencial y llegó en el momento idóneo, ya que la marca estaba a punto de lazar a nivel mundial uno de sus modelos estrella, el Montero, modelo que permitió la expansión a más fronteras. Aunque aun los primeros que llegaron fueron a través de Hernández Hermanos, pero aquello pronto cambio.

En el año 84 adquieren en Madrid un Seat Ronda de Rafael Secades que corría en circuitos, lo traen a Tenerife para Carlos Hafner. En un año donde estaban los dos BMW 635, el Opel Azcona 400 de Lamberti, el Renault Tour de Corse de Santi Álvarez que aunque no se prodigaba mucho por Tenerife sí que participaba en algunas citas, y José Luis Rivero con el BMW 323 que fue de Medardo Pérez. Pues contra todo pronóstico, el Campeonato de Rallyes de Asfalto de Tenerife lo gana el pequeño Seat Ronda con Carlos. Un vehículo con tracción delantera, 150 CV, muchas limitaciones con respecto a sus adversarios. Entonces animados por ese gran éxito y tras hacer una inversión moderada aquel año. Ven la oportunidad tras lograr el contrato con Mitsubishi que además era para un mercado regional, hasta aquel entonces sus marcas solo eran en el ámbito provincial. Deciden crear un equipo de competición

Joaquin Ortega: Realmente lo que se intentó es que Carlos corriera con un Mercedes, pero valoraron que no había ningún modelo competitivo para los vehículos que estaban en ese momento corriendo en Canarias. Se decidió de manera momentánea traer el Ronda. Fue un año de transición ya que todas estas marcas eran del grupo. Y ya más tarde apareció el Mitsubishi.

Alfredo Medina: La historia del Ronda fue de la siguiente manera, Carlos Hafner fue a Madrid a probar los dos Seat que disponían la marca. Uno era un Ronda que corría en circuitos que lo hacía Meycom y el otro el Seat Panda grupo 2 que pilotó Carlos Sainz, entonces Ahlers y Rahn tuvo la oportunidad de elegir y descartaron este último por no tener oportunidad de nada, y veíamos el Ronda con más salida. Tras la experiencia y éxito de ese año, al siguiente en el 85 se decide crear el equipo, y se busca un vehículo, el que había en Tenerife, un Mitsubishi Lancer Turbo que era de su anterior importador, Hernández Hermanos en manos de Fernando Sacramento

Joaquín Ortega: Una vez comprado el coche, le ponemos todas las mejoras, contactamos con el preparador de este vehículo a nivel mundial que era un austriaco llamado Andryus Borutta que disponía de mucho material para ese modelo, se desplazó hasta la isla para trabajar en él, pero como suele pasar al final hubo que hacerlo Canario.

De izquierda a derecha: Antonio Viñuela de la Vega, Director de Marlboro Canarias, Alfredo Medina, Jefe de Marketing de Japon Motor, Rafael Guzmán Naranjo (q.p.d), Jefe post venta de Japon Motor, Juan Cruz (q.p.d), copiloto, Manuel Sevillano (q.p.d), Jefe de Marketing de Marlboro Canarias, Ingolf Raiss, Director de Ralliart Alemania, el resto son mecánicos de Alemania, excepto el tercero de ese grupo de pie, que es "Maestro Paco" (q.p.d), de Japon Motor Gran Canaria. Y a la derecha del todo de ese grupo de tres, Santiago González, Jefe de taller de Japon Moto, José Luis Rivero, piloto y Ramón Negrín, mecánico.


¿En qué año y cómo se gesta la denominación de Ralliart Islas Canarias?

Alfredo Medina: En el año 1992 nos dan el status de Ralliart Islas Canarias. Ya Japon Motor tenía un gran crédito y era muy reconocido por los japoneses. Sobre todo en la época del Mitsubishi Starion y José Luis Rivero, donde consigue ganar la Copa de España de Rallye de Asfalto en el año 88. En Japón ya estaban volcados en el Galant que corría en el Muldial de Rallyes, al Starion ya lo había dejado atrás. Entonces que un equipo de un importador tan lejano como Canarias consiguiera ganar un título nacional, a los japoneses les pareció como ganar unas olimpiadas. Y la verdad que nos ayudaron mucho y nos sentíamos muy queridos por ellos. Ralliart era su parte deportiva y en el año 92 deciden crear filiales, Ralliart Inglaterra, Francia, Alemania, Australia, etc. A nosotros también nos conceden la denominación Ralliart Islas Canarias.

La marca Mitsubishi en Japón le daba mucha importancia al nivel comercial, a la cuota de mercado que teníamos aquí. Y en aquellos años era altísima, incluso comparado con otros países punteros. Y por todo ello éramos muy reconocidos en Japón e influyó para tal denominación.

 

¿Y cómo llegan a Canarias las dos unidades del Galant VR4?

Alfredo Medina : La primera llega en el año 1990 y con mucho retraso, que llega junto con otro muleto y más material. Ese vehículo lo hace debutar José Luis Rivero en un Rallye Norte de ese mismo año donde tiene un percance en la prueba. El coche acabó en una huerta del tramo del Lagar. Hubo un problema con uno de los espárragos donde en la asistencia previa no se pudieron cambiar, y claro, si le sumas que el tramo estaba mojado, había que haber puesto otros neumáticos y unido a la falta de tiempo, en fin, un cúmulo de cosas que hizo que acabara como acabó. A pesar de cómo fue la salida de carretera no fueron grandes daños, pero sí un mazazo moral para todo el equipo. Teniendo en cuenta que era el primer coche cuatro por cuatro que debutaba en asfalto en Canarias.

Al año siguiente sería Ricardo Avero quien tome las riendas del Galant. Luego en el año 1992 el programa de Ralliart Islas Canarias aumenta, se decide correr en la península en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto. Con lo que teníamos dos frentes abiertos. El nacional y luego las pruebas de Canarias. Disponer de un solo vehículo era muy arriesgado y entonces se encarga otra segunda unidad que llegaría ese mismo año el 92.

Vemos de pie a la derecha de la foto a Joaquín Ortega

¿De dónde llega cada unidad?

Joaquín Ortega : La primera llega de Ralliart Alemania, y la segunda de Inglaterra. Aunque esta última está destruida la carrocería. En el año 1993 en el 32º Rallye Isla de Gran Canaria, Avero peleaba por la segunda plaza del rallye, y a poca distancia de la salida del tramo de Azuaje sufre una salida de carretera sin consecuencias personales para los tripulantes, pero deja muy maltrecha la unidad. Nosotros disponíamos de una carrocería de repuesto que nos había llegado años antes de Alemania, con lo que realizamos la reconstrucción. Por un lado toda la parte de motor, electrónica, transmisiones, etc, que era del siniestrado inglés y se le montó a la carrocería alemana. Con lo que seguíamos contando con dos unidades Mitsubishi Galant VR4 Gr A en el equipo.

¿Cuáles eran las diferencias entre ambos coches?

Joaquín Ortega: Pues el coche inglés contaba con una carrocería más ligera, cierto que con menos refuerzos pero más ágil que la alemana. Podría estar rondando en 100 kg menos. El inglés se fabricó para un concepto puramente de asfalto, en cambio el alemán su fabricación estuvo basada para un campeonato mixto que era el que se disputaba allí. Luego todo lo demás era igual, aunque el coche inglés trajo el motor de Ralliart de Japón, nosotros le pusimos el de Gätmo realizado en Francia, que funcionaba mucho mejor

(Gätmo Motorsport EURL se encuentra en la localidad de Hatten, en Alsacia, Francia, muy próximo a la frontera con Alemania)

¿Cómo estaba estructurado el equipo Ralliart Islas Canarias?

Alfredo Medina:
El equipo se componía de un grupo humano fantástico, y luego en lo material disponíamos de esa primera unidad del Galant VR4, más tarde disponíamos de otra unidad, otro VR4 muleto. Dos Mitsubishi Canter, una L300 con lo que hacíamos las asistencias, un Galant y un Montero V6 utilizados como asistencias rápidas, sendos remolques para los vehículos, uno abierto y otro cerrado. La verdad que contábamos con muy buen material.

Joaquín Ortega: Disponíamos de tres motores con preparación Gätmo que los íbamos rotando en cada unidad y uno de ellos siempre como reserva.

"También es cierto que recibimos muchas presiones, muchos tocaban en nuestra puerta para quitar pilotos y meter a otros, disponíamos de buen material, presupuesto, y eso era constante"

¿Cómo se decide el piloto?

Alfredo Medina: Cuando Carlos Hafner en el 87 principio del 88 decide dejar de correr, nos vimos en la tesitura de que teníamos un equipo, un coche, pero no teníamos pilotos - añade Joaquín- "incluso, no salimos en el Isla de Tenerife".- Continua Alfredo- Con lo que pasa a correr en el equipo Rivero, que por aquel entonces había traído de Italia un Peugeot de seis cambios, el primero que llegaba a Canarias con una caja así, y que había sido de Andrea Zanussi. Ese vehículo no cumplía sus expectativas y creo que no tenía buena sintonía con ese equipo. Entonces se alinearon los astros, vende el coche francés, a Manolo Quintero (piloto local). El coche era bueno, pero dentro de su categoría. En el 88 ya empieza a correr con el Mitsubishi Starion donde terminaría ganando la Copa de España de Rallyes y al siguiente año vuelve a repetir con el mismo coche, pero ya iba bastante limitado con respecto a los que corrían por aquel entonces por aquí, el M3, el Alfa, etc. Con lo cual al ser Rivero el piloto de asfalto, sería él quien hiciera debutar el Galant VR4 Grupo A. La cosa no acabo del todo bien, y se fue enfriando la relación entre José Luis, Japon Motor y viceversa

Curiosamente a los modelos VR4 que llegaron hasta Canarias, se les cambia esa denominación y se les implanta los anagramas de GTi -16V, esto es debido a que ese era el modelo de máximas prestaciones que comercializaba Japon Motor.
Joaquín Ortega: Ya en el año 90, José Luis estuvo corriendo en tierra mientras llegaba el vehículo de asfalto y fue Campeón de Las Palmas de la modalidad, y es que el Galant tardó una barbaridad en venir

Alfredo Medina: También ese mismo año entra Marlboro en el equipo, decidimos que José Luis tomara el mando del Montero Proto que era el primer piloto del equipo, disponíamos de bastante material e hicimos una apuesta muy arriesgada por aquel entonces y valiente, incluso nos tacharon de locos, creamos el Junior Team. Nos fijamos en los pilotos que podían tener mejor futuro en las dos provincias, que eran Aythami Alonso (Las Palmas de Gran Canarias) y Ricardo Avero (Santa Cruz de Tenerife) ambos habían disputado la Copa Marbella de tierra entre otras cosas, y la apuesta salió redonda. Ambos cumplieron las expectativas que nos habíamos marcado, eran rápidos, seguros. Y Aythami se proclama Campeón de Canarias de Tierra ese año.

Avero había corrido en la categoría diesel que era imposible de ganar a la famosa "guagua" de Tato Suarez.

A final de año, estaba la introducción de la gasolina sin plomo en Canarias, y se decide bajarnos de la categoría diesel y crear el primer motor de gasolina sin plomo, esa unidad con ese motor se lo damos a Ricardo Avero, y gana.

Al final, como comentamos anteriormente sale Rivero del equipo, contábamos con Alonso y Avero, mucho material para tierra, el Galant después del accidente de José Luis había retornado nuevamente a Canarias desde Alemania. Recuerdo que estaban en nuestros planes que fueran hacer un curso de piloto ambos, Aythami y Ricardo al país germano, pero estalla la Guerra del Golfo y se canceló.

Y por diferentes razones se decide que Aythami, que había sido el campeón en la tierra siga en esa especialidad elevándolo al mejor coche, que era el Montero Proto, con ese vehículo disputaría las pruebas en canarias y paralelamente realizar un programa de rallyes en el Campeonato de España con el Montero pequeño, y Avero pasaba a ser el piloto de asfalto con el VR4.

También influyeron otros factores y es que, los principales actores del Campeonato Canario de asfalto estaban en la provincia de Las Palmas, José María Ponce, Carlos Alonso Lamberti, Luis Monzón y entonces digamos que teníamos que igualar la balanza con un piloto de Tenerife.

Es cierto que recibimos muchas presiones, muchos tocaban en nuestra puerta para quitar pilotos y meter a otros, disponíamos de buen material, presupuesto, y eso era constante


"Cada motor duraba unos cinco rallyes y se tenía que llevar a Gätmo junto con la electrónica para su revisión, eso era como unos cinco millones de pesetas de de la época"


¿Cuánto podía costar una temporada en Canarias con estos coches?

Joaquin Ortega: Pues en cuantía no te sabría decir pero sí que era mucho dinero. Hay que tener en cuenta que las asistencias eran libre, los neumáticos, etc. En esos años cubríamos salidas y metas de todos los tramos, disponíamos del coche rápido que acompañaba al coche de carrera en los enlaces, contábamos con mucha gente y todos cobraban. Y cuando las pruebas eran fuera de Tenerife, a todo ello había que incrementarle el desplazamiento.

Alfredo Medina: También estaba la cuestión de las revisiones, por ejemplo cada motor duraba unos cinco rallyes y se tenía que llevar a Gätmo junto con la electrónica para su revisión, eso era como unos cinco millones de pesetas de de la época.

Joaquín Ortega: Estamos hablando de motor y electrónica conjuntamente, la proporción era casi al 50% - añade Alfredo - "hace treinta años con ese dinero casi te podías comprar un piso". -Sigue Joaquín - Porque por ejemplo sí había una variante de electrónica se la instalábamos, que por cierto, en Gätmo la adquirían en Estados Unidos. En ese aspecto en relación a temas de electrónica y en esa época estábamos a años luz

Alfredo Medina en plena faceta periodística. En la foto entrevistando a Jesús Puras

¿El piloto era profesional al 100%?

Joaquín Ortega: Ricardo Avero, sí. Ese era su trabajo

¿Eran unidades nuevas cuando llegan a Canarias?

Alfredo Medina: Eran unidades totalmente nuevas las dos, incluso en la primera yo me desplacé a Alemania para ver las evoluciones de la fabricación.

¿Cómo surge lo de participar en el Campeonato de España de Rallyes de asfalto de 1992?

Alfredo Mediana: Era lo que mandaba en ese época, estaban saliendo otros pilotos de aquí y queríamos medirnos en otro campo de batalla con pilotos peninsulares. Fue algo que se hizo con ayuda cero por parte de la marca a nivel nacional, nosotros aportamos todo el presupuesto necesario, en algunas pruebas tuvimos algo de ayuda de Marlboro pero del resto nada. Incluso la decoración del coche en algunas pruebas llevaba la imagen corporativa de Ralliart Islas Canarias

¿Siguen la actualidad del motor en Canarias?

Alfredo Medina: Casi nada, ya todo ha cambiado y no me llama mucho la atención.

Joaquín Ortega: Yo tampoco, ni sé quien está ahora corriendo, ni los equipos que hay. De vez en cuando y por amistad, veo como va Enrique Cruz, pero más nada.

¿Cuánto han cambiado las cosas?

Joaquín Ortega: Pues la verdad que no sé muy bien porque desconozco como está ahora el mundo del motor. Sé que José Mari Ponce sigue corriendo, (añade risas)

Alfredo Medina: Pues mucho, como comenté casi al principio de esta entrevista, la maldita profesionalización hizo que murieran muchas cosas de este deporte.

En el año 1994, acaba ese bonito recuerdo. O por lo menos lo que era Ralliart Islas Canarias. Todo el material es vendido a la multinacional R.J Reynolds y decorada con una de su mítica marca, "Camel" y esta a su vez lo cede al piloto gran canario, Antonio Ponce, que los hace correr en rallyes y montaña en Canarias. Los dos VR4 son matriculados, ya que hasta ese entonces disponían de las míticas placas rojas de la época, siendo sus matrículas las siguientes: (GC -0391 -BD) y (GC - 0392 - BD)

En estas fotos vemos al piloto Toñi Ponce con algunas de las decoraciones de la marca tabacalera del "Camello" que llevaron en su época post - Ralliart Islas Canarias

Lo cierto es que nos quedaríamos en modo escucha durante muchas horas más, pero el fin llegó. Mucho tiempo más tarde y metafóricamente hablando Alfredo y Joaquín han compuesto nuevamente el equipo de aquellos años, aclarando muchas cosas, en alguna mínima cuestión se guardaron alguna carta. Pero en el cómputo total destriparon todo lo vivido y así no lo contaron.

..........................................................................................................................................................

PROPIETARIOS DE LAS DOS UNIDADES DE RALLIART ISLAS CANARIAS

1º Unidad (GC-0391- BD): Ralliart (Ricardo Avero), Toñi Ponce, Nicolas Mesa, Ricardo Ledesma y Walter Delgado.

2º Unidad (GC - 0392 - BD): Ralliart (Ricardo Avero), Toñi Ponce, Juan Luis Cruz, Juan Cartaya, Oscar Martínez (Bilbao), Roberto Iglesia (La Rioja). En el año 2004, Roberto desplaza la unidad hasta Gätmo para restaurarlo, invirtiendo una cantidad económica importante para tal cometido. Actualmente sus dueños son Juan Navarro y Montserrat Flores (Barcelona)


RESULTADOS DESTACABLES EN EL CAMPEOANTO DE ESPAÑA

1º Rally Islas Canarias
1º Rally San Froilán
2º Rallye de la Ceramica
2º Rally de Osona

Finalizan en cuarta posición del Campeonato de España de 1992

...........................................................................................................................................................
SECCIÓN VIDEO
...........................................................................................................................................................

 

Colección - Ralliart Islas Canarias

You Tube

 

José Manuel Nuez - Iván Hernández Iván Hernández

 

 
solofotosmotor.com - Copyright 2018 | SF Motor